11-02-22

32

¡Somos mejores cuando nos mezclamos!

La igualdad es un derecho fundamental proclamado en el artículo 14 de la Constitución española. Por este motivo, nuestra legislación se encarga de evitar y castigar la discriminación en el trabajo, así como en otras áreas.

Generalmente, los casos de discriminación laboral son por motivos de género y raciales, sin embargo, existen muchos otros tipos causados por la edad, la religión, la ideología, la orientación sexual, el estatus social, el aspecto físico y por padecer una enfermedad o discapacidad.

¡Te enseñamos cinco estrategias para combatirla!:

  • Consciencia personal: requiere una mirada interna continua para crear consciencia de cómo nuestros comportamientos pueden influir negativamente en los demás.
  • Reconocimiento: reconocer que puede haber algún problema es clave para establecer acciones que permitan solventarlo.
  • Empatía: cada persona tiene unas circunstancias personales propias por lo que hay que comprender cómo se sienten.
  • Defender y proteger: apoyar a aquellas personas más vulnerables evitará la discriminación colectiva.
  • Educación: actividades orientadas a la sensibilización y existencia de los tipos de discriminación, ayudará a combatir este problema y ser mejores.

¡La diversidad nos enriquece a todos por medio de diversos valores y culturas!